Mi ruta por Europa

Madrid, San Sebastian, Bordeaux, Colmar, Roma, Venecia, Modena y Florencia fueron los destinos de mi último recorrido por España, Francia e Italia. Ciudades mágicas que hicieron de mi viaje una experiencia inolvidable en todos los sentidos.

Europa es un continente al que todos deberían darse el chance de conocer y sumergirse en todo aquello que una vez fue llamado "Primer Mundo". Siglos de historia, cultura y diversidad en una superficie geográfica tan mínima es lo que hacen de Europa un lugar único y digno de respetar y admirar.

Por esta vía quiero que se sumerjan en lo que fue mi recorrido. Les estaré hablando de planes, consejos y recomendaciones de lo que viví allí y que pienso que nadie debería perderse si se atreve a darle un Bocao a Europa.


Primera parada: Madrid, ES

¿Dónde me hospedé?

"Only you hotels" de Atocha. La noche se consigue a partir de USD$150 (Precios varían por temporada)

Tienen un restaurante y una barbería dentro del hotel.

Cerca a estaciones de tren.

El ambiente de la 7ma es bueno.

Paseo de la Infanta Isabel, 13, Madrid


¿Dónde comer?

Sala de Despiece

Para los que no han venido a este concurrido lugar guárdenmelo en sus pendientes pues vale su visita. Se llama Sala de Despiece y su concepto de barra trata de rendir homenaje al tradicional tapeo español. Consiste en una gran barra que simula como si entraras a un gran refrigerador de carne. Todo lo que comí me ha impresionó y lo mejor es que todo el menú son tapas, lo que facilita probar más de tres platos sin llegar a llenarse.

El servicio es bastante bueno y los platos son tan creativos que en cada servicio te tienen que explicar lo que son. 

Calle de Ponzano, 11, Madrid


TOGA

Este Bocao está muy de moda entre los locales. Tal es su popularidad que la reserva se hace imprescindible para darle un bocao.

Entre sus grandes éxitos están un delicioso ceviche con crema de aguacate y los noodles con atún y salsa kimchi, plato que no puedes dejar de pedir. Me aventuré a este sitio solo por sus noodles con atún y volvería todos los días solo por comerlo de nuevo.

Una mezcla de sabores untuosos, graso, y deliciosos. ¿Y el atún? Tiene el efecto de balancear lo sabores, lo que hace que nunca te canses del plato. 14€ 

Calle de Juanelo, 23, Madrid


Roostiq 

El horno de leña napolitano y la parrilla de carbón son los protagonistas de este restaurante. Vine porque todos hablan de su famoso e innovador Torrezno (8€ ), una entrada que hay que acompañarla con champán y alguna verdura. Cada Bocao sorprende por su sabor y textura. Sus pizzas también estuvieron deliciosas.

*Un torrezno es una tira de tocino frita o salteada en sartén o tostada en una parrilla. Habitualmente los torreznos quedan crujientes y dorados por el lado de la piel, lo que los convierte en apetecibles a los consumidores. Suelen comerse como tapa o como guarnición

Calle de Augusto Figueroa, 47, Madrid


¿Qué hacer en la ciudad?

Ir a La Latina

La Latina es un animado barrio situado en el terreno de una fortaleza islámica medieval, un laberinto de calles estrechas con numerosos bares de tapas y tabernas. Allí hay numerosos planes para hacer y sitios para descubrir. Una de mis mejores noches en Madrid la pasé allí y me animo a compartirles los lugares a donde fui y que recomiendo visitar.

1. Entrar al alguno de los bares de la Cava Baja

La Cava Baja es una calle del barrio La Latina famosa por sus variedad de bares y restaurantes para comer y tapear.

2. Pasarse por la iglesia de San Andrés y retroceder en el tiempo.

La iglesida data del 1600 y adentro se encuentra la tumba del santo patrón de la ciudad de Madrid, Isidro Labrador.

3. Chilear un rato en plaza de La Paja

La vista de la plaza es ideal para sentarse en uno de sus bancos y quedarse un rato contemplando la magia de Madrid. Al rededor hay una gran cantidad de restaurantes, entre los que destaca una de las mejores opciones para vegetarianos y veganos en la zona, Viva Burger.

4. Explorar la calle de Segovia

Conocida por las increíbles vistas del viaducto de Segovia.

5. Comer unas buenas tapas en Juana la Loca

Pinchos de cocina internacional y tortilla de patatas con cebolla caramelizada en un pequeño y animado local. Consumí cuatro platos de tapas y dos copas de cerveza por 30.90€

Plaza de Puerta de Moros, 4, Madrid.

7. Visitar Sala Equis

Aunque no está justamente en el barrio La Latina, está bastante cerca y es un plan nocturno que recomiendo. Sala Equis era un antiguo cine porno que desde algunos años funciona como bar donde se proyectan películas antiguas.


Segunda parada: San Sebastian, ES

¿Qué les puedo decir de San Sebastian? Me enamoró desde que llegué. Es una ciudad de la que me dejé sorprender y lo logró, caminable, con buena vibra, y tan hermosa que parece como si en algún momento la gente se va a poner en cantar en un musical.

De la comida ni hablar, una de las ciudades donde mejor he comido en el mundo. Ya les contaré por qué desde sus bares de pintxos hasta sus famosos restaurantes hacen de esta ciudad un paraíso culinario sorprendente.

Datos curiosos:

* El hotel donde me hospedé en conjunto con el edificio de al lado antiguamente era la tabakolera de la ciudad, convertida ahora en el hotel mencionado y un centro cultural.

* No hay Uber ni Cabify, pero sí muchas estaciones de tren y autobus.


¿Dónde me hospedé?

Hotel One Shot Tabakalera House. A partir de USD$150 la noche. Yo la conseguí por 95€ gracias a unos descuentos que recibí por acumular noches en otros hoteles. Más abajo les cuento de qué va.

Mandasko Dukearen Pasealekua, 52, Donostia, San Sebastian


¿Dónde comer?

TOPA SUKALDERÍA

Restaurante fusión de cocina vasca y latinoamericana. Mi cuenta allí hizo 73 total de 9 platos.

Agirre Miramon Kalea, 8, San Sebastián


Sirimiri

Acogedora taberna actual, con barra y mesas altas, que ofrece un variado surtido de pintxos elaborados.

Calle Mayor, 18, San Sebastian


 

¿Qué hacer en la ciudad?

1. Imprescindible dar un paseo en el Funicular Monte Igueldo

¿Recuerdan esa vista grandiosa de San Sebastian que tanto enseñé? Ah, ¿y también que iba en una especie de "montaña rusa"? Pues se trata de un tren funicular y es de las mejores opciones para obtener una de las mejores vistas de la ciudad. Lleva su nombre porque es también el medio de transporte más popular para subir al monte Igueldo. Sus costes son:
  • Billete ida/vuelta adultos: 3,75€ / Niños 2,50€
  • Billete sencillo adultos: 2,30€ / Niños 1,50€

2. Bañarse en la playa de La Concha (¡OJO! Solo en verano, jaja)

Mi viaje a San Sebastian fue en invierno por lo que no pude entrar a esta hermosa playa, pero me conformo con la vista. Según escuché ha estado rankeada como la mejor playa de Europa, y no es para más, pues aún en invierno se veía mágica.

3. Comer pintxos

Un pintxo es una pequeña rebanada de pan sobre la que se coloca una pequeña porción de comida. Este tipo de tapas son de arraigada tradición vasca y la mayoría de restaurantes y bares en la ciudad los exhiben en su barra. Se dice que los mejores se consiguen en el casco antiguo de la ciudad.

4. Fotografíar "El Peine del Viento"

El Peine del Viento es un conjunto de tres esculturas de acero de más de 9 toneladas cada una, escukpidas por Eduardo Chillida sobre una obra arquitectónica del arquitecto vasco Luis Peña. Se encuentran situadas en un extremo de la bahía de La Concha, al final de la playa de Ondarreta. Tienen un gran peso cultural en la ciudad y anualmente son visitadas por miles de turistas.

5. Dar un paseo por el mercado de La Bretxa

Allí llegan los pescados más frescos desde aguas cantábricas, carnes de vacuno vasco y tiernas verduras y frutas de la huerta. Este mercado es el más conocido de la ciudad. Pasar entre sus puestos es todo un espectáculo que ningún aficionado de la gastronomía debe perderse.


Dale clic aquí para ir a la 2da parte


Opiniones

Invitado
Anexar imagen