¿Cuándo devolver un plato en un restaurante?

Desde hace mucho tiempo tengo ganas de compartir mi opinión sobre una situación en la que en algún momento todos nos hemos encontrado: ¿cuándo devolver o no un plato en un restaurante? Es una decisión que hay que tomar rápidamente y que de acuerdo a como lo manejes puede afectar o no tu experiencia gastronómica.
  
Cada caso es muy particular y puede variar, pero dentro de los más comunes te dejo mis consejos que te servirán de ayuda cuando tengas que elegir entre devolver el plato o seguir comiendo. 
 

Algunas razones que considero que aplican para devolver un plato: Si el plato es completamente distinto a lo que ordenaste, si eres alérgico a un ingrediente que no estaba en el menú, si está salado, crudo o muy quemado, ingredientes en mal estado o hay un objeto no identificado en plato. En estos casos si aplica un cambio sin cobrarte porque es un fallo  de cocina o de información en el menú y un grave error del negocio.


Cuando simplemente no te gusta un plato: No seas aprovechado, si el plato no te gusto o no cumplió con tus expectativas, no des más de uno o dos bocados. Desde la segunda mordida logras identificar si te gusto o no y puedes proceder a devolver la comida.  Si te decides a devolverlo llama al camarero y explícale con firmeza y amabilidad lo que no te gusta y pídele directamente que por favor te lo cambie. En esta situación es decisión del restaurante cobrarte o no por la comida.

Nota: A media que le vas dando cucharadas a un plato vas perdiendo derecho a reclamar. 


Para llamar tu atención muchos restaurantes usan nombres o términos poco comunes o en otros idiomas, lo cual puede causar confusión a la hora de ordenar.  Si este es tu caso hay muchas formas de no "meter la pata": Busca información en internet de lo que no conoces, pregúntale al camarero o en la pagina de Instagram del restaurante, trata de encontrar una imagen del plato. El punto es que llegues a las ultimas consecuencias hasta que te sientas completamente seguro de lo que vas a pedir.  

Si al final ordenas un plato que no conoces y lo que recibes no fue lo que tenias en mente, pero es exactamente lo que ofrecía el menú, entonces lamentablemente el restaurante se reserva el derecho de cambiártelo con cargo a tu cuenta o no.


 Si la cita es de negocios y estas reunido con alguien importante y no te gusta la comida, evita devolverla. En este caso, el encuentro se trata de hacer negocios,  no de vivir la gran experiencia gastronómica, asi que para no pasar un mal rato trata de ir por lo seguro.  


 
Aquí les dejo un caso para que me des tu opinión:

Un cliente ordena una pasta con camarones, se come todos los camarones y después quiere devolver la pasta porque no le gusto.

 
 ¿Qué harías si fueras el dueño del restaurante? 
¡Únete a la conversación y comparte tu comentario con todos los que van a leer este artículo!

Opiniones

Invitado
Anexar imagen